El mundo humano moderno

El mundo humano moderno es demasiado complejo para entenderlo de forma completa por una sola persona. Sólo se puede aspirar a entender una parcela, sabiendo que la mayor parte queda sin entender, sin conocer de verdad, no sólo superficialmente. Hay que tener en cuenta que el conocimiento superficial no es verdadero conocimiento, o mejor dicho, hay tanta diferencia entre el conocimiento profundo y el conocimiento superficial como entre éste y la ignorancia.

Los ordenadores han podido aumentar su capacidad de procesamiento y memoria, al mismo tiempo que disminuían de tamaño y consumo energético, gracias al invento del transistor (que sustituyó a las válvulas de vacío) y de los microprocesadores, y a la reducción de éstos últimos. Pero en el cerebro humano, si hacemos la analogía, los microprocesadores son las neuronas (cada neurona como un circuito integrado con cientos o miles de conexiones, las sinapsis, que reciben señales, es decir, cada sinapsis hace de transistor), y como las neuronas son células, no pueden reducirse de tamaño. Así que una mayor inteligencia y memoria humanas sólo pueden conseguirse con más neuronas, es decir, aumentando el tamaño del cerebro.

Al producirse la conquista en América había que establecer un sistema de gobierno y de sociedad similares a los que había en España, pero en España en esos momentos se estaba pasando del feudalismo y el vasallaje al absolutismo. Es decir, que a las dificultades de organizarse en un mundo nuevo en todos los sentidos, se añadía el no tener claro qué sistema debía establecerse.

Los ciegos están más cerca de la muerte, porque morir es dejar de ver, de oír, de hablar, de sentir y de pensar.

(De un documental): en Indias estaba totalmente prohibido fabricar papel. Eso explica muchas cosas: es el tipo de política que se siguió en tantas otras cosas, y explica, en parte, el atraso endémico de Sudamérica. (De otro documental): también estaba prohibido fabricar cualquier tipo de hierro. Queda aún más claro. Se trataba de proteger y fomentar la producción en España, pero se hizo a costa del progreso en las Indias, cuyos habitantes quedaban a merced del envío de los productos esenciales desde España.

Felipe II es lo que la Reina Victoria. Nuestra segunda mitad del s. XVI es la segunda mitad del XIX de los ingleses. Y nuestro siglo XVII es el siglo XX de los ingleses, la inercia del imperio pero ya en declive, o mejor dicho, al revés: el declive pero manteniendo la inercia del imperio, en la sociedad, en el sentimiento de grandeza, en el poderío militar, en la fortaleza económica y de las instituciones.

La borrachera embrutece al hombre, pero en los países moros no se consume alcohol y están embrutecidos de otra forma.

Cambio de horarios

Lo que habría que hacer no es atrasar la hora en los relojes, sino en los horarios. Cambiar los horarios, no la hora. Si lo que se quiere es aprovechar una hora de luz por la mañana, lo que habría que hacer es retrasar una hora la entrada a las oficinas, colegios, la apertura de las tiendas etc. Habría que levantarse una hora más tarde, la hora de luz se aprovecharía igual, y no habría ese trastorno de ver anochecer de pronto a las seis de la tarde. Bueno, al principio a las siete.

Además, cuando se ven cosas como farolas encendidas a mediodía, con el despilfarro que eso supone, es dudoso que realmente el cambio de hora suponga un verdadero ahorro económico frente a otras formas mucho más eficaces de ahorrar.

Por otra parte, si no me equivoco, la inclinación del eje terrestre hace que, para un mismo meridiano, en el verano del hemisferio norte el Sol salga antes cuanto más al norte del ecuador se encuentre un lugar respecto a otros puntos del meridiano, y en el invierno cuanto más al sur. Es decir, que el mismo meridiano no se corresponde con la misma hora solar en dos puntos de dicho meridiano. Para evitarlo habría que guiarse por “meridianos solares” que convergiesen a 23,5 º de los polos geográficos. Todos los puntos de un imaginario meridiano solar ven amanecer y anochecer en el mismo momento durante todo el año.

Religión comparada

No podemos saber cómo era la religión egipcia en toda su realidad, las ceremonias, las procesiones, las invocaciones, los ornamentos, el día a día.., sólo podemos recrearla con mayor o menor fidelidad; en el caso de Verdi, con una música orquestal que no tenía, lo que no impide que la melodía se haga tremendamente familiar, como si estuviéramos allí hace tres mil años. En cuanto a la religión católica, en el caso de Puccini, es recreada con la pompa que sí conocemos, y que podemos disfrutar antes de que desparezca, como desapareció la pompa y la religión egipcia. El cristianismo es más sutil que las religiones pasadas, las paganas, pero no tan sutil que pueda resistir el paso del tiempo y la acción del intelecto.

A paseo

Los niños tienen una gran capacidad de retentiva, aprenden y retienen palabras, actitudes, diversas cosas cada día. De mayor en cambio hay que hacer al revés: lo contrario de aprender, que no es en este caso olvidar, sino mandar a paseo, por decirlo educadamente, a personas, ideas y cosas cada día.

Se equivocan

La derecha quiere hacer ver que la zafiedad de las corridas de toros y los encierros pueblerinos es algo artístico, y por añadidura creen que todos deberíamos congeniar con ese mundo de santos, vírgenes, cristos y toreros. La izquierda a su vez parece no sólo consentir la estética de dejadez, por ejemplo zonas verdes mal cuidadas, sino que se diría que hasta le resulta atractiva. Y no hacen nada por arreglar esas zonas verdes, como si lo tuviesen como algo agradable a su vista.

La EGS

Lo suyo sería tener una Educación General Superior, para conocer el mundo como de verdad es. Porque lo que se estudia en primaria, o en la antigua EGB, no hace ningún efecto: primero, porque las mentes infantiles no tienen capacidad de hacerse una idea compleja del mundo, y segundo, porque los contenidos tan básicos que se enseñan no dan para hacerse una idea compleja. Podríamos añadir que los profesores mismos no tienen capacidad de profundizar, desde luego no los de magisterio. El bachillerato como mucho despierta cierta curiosidad por ese mundo de conocimiento que empieza a vislumbrarse. Sólo al llegar a la universidad se descubre ese mundo nuevo que no se puede conocer por ninguna otra vía: en la televisión nunca va a aparecer (si no aparece en los documentales, menos en los telediarios, series o películas); en los libros de divulgación no se llega a profundizar, en las charlas de bar no salen esos temas, e internet no es más que un cúmulo de curiosidades. La sensación de revelación que produce la biología molecular cuando te encuentras con ella, o me imagino que la filosofía del derecho, o la lingüística, o el Renacimiento … cualquier rama del saber a nivel universitario, no se encuentra fuera de las facultades. Claro que para recibir esa EGS habría que tener mucho tiempo disponible antes de empezar a trabajar y mucho cerebro para estudiar sin parar tantos años.