Lecturas

Decía E.O. Wilson que si las hormigas tuvieran armas atómicas las usarían en menos de dos días. Pero leyendo a Heródoto se diría que si los persas hubieran tenido armas atómicas no habrían dudado en usarlas contra los primeros que se les hubieran puesto a tiro. A decir verdad, casi se puede decir lo mismo de los griegos, con sus guerras entre ellos. Y resulta que al final, los únicos que sí han usado las armas atómicas contra su enemigo son … los democráticos americanos.

Vegetarianismo

Yo me haría vegetariano si fuese tan sencillo como reciclar. En primer lugar que la comida llenase igual que la carne, después que tuviese igual precio, y además que se encontrase en cualquier supermercado. Pero ahora mismo no cumple ninguna de las tres condiciones: no llena lo mismo, sino que te quedas con hambre de proteína. No tiene el mismo precio, sino que es más cara (me refiero a la “carne vegetal”). Y no se encuentra en los supermercados, sino en herbolarios y tiendas especializadas. Creo que mucha gente se haría vegetariana si fuese como digo, igual que la gente se ha acostumbrado a reciclar porque no le cuesta mucho esfuerzo, en tanto que hay contenedores cerca o puntos limpios.

Eso sí, sólo como carne de pollo y muy poco pavo. No como mamíferos porque está cerca del canibalismo, y no como pescado porque estamos esquilmando los mares. Además últimamente sólo compro huevos de gallinas camperas.

Una medio sonrisa

Recuerdo que cuando lo de las Torres Gemelas estaba yo en mi cuarto viendo en directo lo que pasaba, y llamé a mi tía que estaba abajo en la cocina haciendo la comida. Cuando llegó creo que ya se había caído una de las torres o las dos, y recuerdo que ví que esbozaba una medio sonrisa malévola, propia de quien lee El País habitualmente. Yo por entonces era bastante proamericano, y aunque no le dije nada me pareció indignante. Sin embargo, con la perspectiva del tiempo y habiendo abandonado casi del todo mi proamericanismo, a menudo pienso, medio en broma medio en serio, que alguien debería darles un pepinazo a los americanos, aunque solo sea por el daño que hacen con sus películas psicopáticas. Ya dijimos que los americanos se hacen odiosos:

https://laquintaesenciadelcarbono.wordpress.com/2012/12/02/reflexiones/

El problema es que los que querrían o podrían dárselo: moros, chinos, sudacas, son peores que los americanos. En fin, guste o no guste, éstos han impuesto su modelo.

No y mil veces no

No soporto los tubos de goteo a la vista en las zonas verdes. Y más cuando lo que hay plantado son cuatro arbustos o matojos espaciados con el resto del terreno pelado. Arruina los jardines, es un atentado estético, es tercermundista. Alguien debería incluirlo en su programa electoral: los tubos de goteo enterrados.

Doble advertencia

Coletas: esto no es Grecia, ni lo será nunca. No hay una “masa crítica” de simplones y cretinos como para que tengas mayoría absoluta, por mal que lo hagan los del Barbas.

Barbas: esto no es Gran Bretaña, ni lo será nunca. Los catolicazos sois muy torpes, creáis vosotros mismos a los desfasados que votan al Coletas, y lo que es peor, con vuestras torpezas les animáis a votarle .

El arte y la creación

Diego_Rodríguez_de_Silva_y_Velázquez_-_Luis_de_Góngora_y_Argote_-_Google_Art_Project
Diego Velázquez. Retrato de Luis de Góngora. Museo de Bellas Artes de Boston

Toda obra de arte tiene algo metafísico, porque es crear de la nada un ser con vida propia. Un cuadro, una novela, una escultura, una sinfonía etc, no existen antes de que los autores empiecen a pintar, escribir, esculpir, componer. Cada pincelada, cada frase, cada forma, cada nota, van definiendo un “ser” que antes no existía. Es admirable que de un lienzo en blanco aparezca un rostro, con sus facciones, los tonos de piel, el pelo, las arrugas, las concavidades del cráneo. Todo eso, por el proceso de ir con el pincel de la paleta a la tela, es admirable.

En cambio escribir las cuatro cosas que se le van ocurriendo a uno es más parecido a alguien que va por la playa y coge alguna concha que le parece bonita o curiosa. No es creación, sino que las cosas aparecen y están ahí por sí mismas. Uno se limita a cogerlas, a prenderlas y escribirlas.

Vergüenza ajena

No creo ser el único que está deseando que al de la gorra para atrás le pique ya una víbora tropical y deje de molestar a los animales de una puñetera vez, o valga la redundancia, que deje de hacer el españó por el mundo,