Los países y los coches

Un país tendría que ser como un coche: bien hecho. Es envidiable Alemania, el 90% de Deutsche Welle (nadie es perfecto) es televisión de calidad. Puedes ponerla de fondo aunque no entiendas nada

Anuncios

Las prohibiciones

Hay muchas cosas que se pueden prohibir a pesar de los derechos: se pueden prohibir las armas de fuego al pesar del derecho a la propiedad, se puede prohibir el islam a pesar del derecho a la religión, se pueden prohibir las casas de apuestas a pesar del derecho a la actividad económica…

Ideas cívicas

Los propietarios de perros además de recoger los excrementos de sus mascotas deberían llevar una botella de agua para echarla sobre los orines. De esa forma se evitaría el olor tan desagradable que aparece muchas veces de pronto en la calle

Hawking y Aristóteles

Ahora bien, aquí Aristóteles, tomando confusamente el vacío según estas dos acepciones y según una tercera, que él imagina y que no sabe nombrar ni definir, se va debatiendo para eliminar el vacío y con el mismo modo de argumentar piensa destruir por completo todas las concepciones del mismo. Pero no las afecta más que si alguien, por haber borrado el nombre de una cosa, pensase haber borrado dicha cosa, porque el vacío lo destruye, si es que lo destruye, según una concepción que tal vez no ha sido aceptada nunca por ninguno, supuesto que los antiguos y nosotros consideramos al vacío como aquello en que puede haber un cuerpo, que puede contener alguna cosa y en el cual están los átomos y los cuerpos, y él sólo lo define como aquello que es nada, en lo que nada hay y nada puede haber. Por lo cual, al asignar al vacío un nombre y un concepto que nadie le asigna, llega a edificar castillos en el aire y a destruir su propio vacío y no el de todos los demás que han hablado del vacío y se han servido de este nombre “vacío”. No de otra manera procede este sofista en todas las otras cuestiones, como las del movimiento, el infinito, la materia, la forma, la demostración y el ente en las cuales edifica siempre sobre la base de su propia definición y sobre el nombre al que asigna un nuevo significado. Por eso, cualquiera que no esté en realidad privado de juicio puede fácilmente advertir cuan superficial es este hombre en la consideración, de la naturaleza de las cosas y cuan apegado se halla a suposiciones que ni son admitidas ni son dignas de serlo, más vacuas en su filosofía natural de lo que se podrían imaginar nunca en matemática.

Giordano Bruno. Sobre el infinito Universo y los mundos

Giordano Bruno dice lo que muchos seguramente estaban pensando, pero no se atrevían a confesar, al menos en público. La concepción aristotélica del mundo es débil, y sin embargo persistió mucho tiempo. ¿Por qué? Tal vez porque la única alternativa es como dice Bruno la infinitud del espacio, y como tanto la finitud como la infinitud del espacio son inconcebibles para la mente humana (si es finito, ¿dónde se termina?, si es infinito ¿cómo puede seguir y seguir sin terminar?) se prefirió escoger la hipótesis menos incómoda de las dos. Así que se acepta la idea de la nada aristotélica, aquello que no es ni siquiera espacio, y a la pregunta de qué hay detrás de la esfera de estrellas fijas se respondía que “nada” (la nada absoluta como decimos) y el que no lo entendiera que se fastidiase. Lo mismo tenemos modernamente con el tiempo: Hawking nos dice que la pregunta de qué había antes del Big Bang es absurda, como preguntarse qué hay al norte del polo norte.

Por cierto, la nada aristotélica no sólo era ausencia de espacio sino también ausencia de tiempo. Así que de alguna manera Hawking es aristotélico.

La física antigua, y por antonomasia la aristotélica, era todo verborrea, carente de matemáticas, o con unas matemáticas y una geometría elementales. Mediante palabras, o para ser más indulgentes, mediante razonamientos, defendía Aristóteles su concepción del Universo. El que no lo entendiera quedaba por tonto, siendo en realidad el propio sistema el simple. La física actual es todo verborrea matemática, y sólo los iniciados pueden entenderla.

Realmente lo normal es pensar que igual que el espacio es infinito el tiempo también lo es.

Digamos también que si Bruno ataca directamente a Aristóteles, llamándole sofista con razón, y si descarta conceptos como el primer móvil o la quintaesencia, no puede vencerlo del todo, ya que admite para razonar muchos de sus conceptos, como el de potencia y acto, los cuatro elementos o el lugar natural, porque al fin y al cabo la física aristotélica era un cuerpo homogéneo que sólo pudo sustituirse cambiándolo del todo por nuevos conceptos en la física moderna, y no era algo que un sólo hombre pudiera hacer. Bruno se ve obligado a usar como base la física aristotélica por no existir aún otra para explicar el mundo. Así que Bruno más que antiaristotelista es paraaristotelista

 

 

Contingencias

Hoy me he enterado de que la peste negra del siglo XIV se debió a un enfriamiento climático que dio lugar a veranos frescos y húmedos que mermaron las cosechas en Europa, lo que obligó a la importación de trigo de Asia, y con los barcos procedentes de Asia llegó la epidemia. Es verdad que antes ya hubo epidemias de peste bubónica en Europa, y las hubo después, pero las consecuencias que tuvo esa epidemia en concreto no se habrían dado, y las historia europea podría ser distinta

También había leído que la acumulación de carbón del periodo Carbonífero se debió a que no había aún en aquella época hongos capaces de degradar la celulosa, por lo que la madera se acumulaba sin descomponerse formando los grandes depósitos que conocemos hoy. Pero resulta que sin esos depósitos de combustible fósil no habría tenido lugar la Revolución Industrial y los siguientes avances científicos y tecnológicos, con lo que aún podríamos estar en el estado científico y tecnológico del siglo XVIII y permanecer en ese estado varios siglos, si no permanentemente. Es decir, que de haber aparecido antes la enzima celulasa, nosotros estaríamos condenados a un conocimiento bastante limitado del universo

El cerebro

Para las especies vegetales la existencia es simplemente poblaciones y genes que se mantienen o no en el tiempo: un árbol crece a partir de la semilla, produce a su vez nuevas semillas, es atacado por insectos, resiste sequías, viento… y los genes se mantienen o se reducen en la población.

Para los animales es lo mismo, pero aparece algo nuevo: el cerebro. El cerebro no es más que un dispositivo de supervivencia como el corazón o el hígado, es decir, un órgano que funciona con el conjunto de los demás órganos para mantener la fisiología del organismo, y como tal, los animales lo usan para sobrevivir, lo que biológicamente hablando significa promocionar sus genes en la población. Pero en el caso del ser humano surge un problema: un cerebro tan complejo es propenso a errores, a  cortocircuitos, a problemas. Así surgen los múltiples problemas de la existencia: la moral, el deber, todo aquello de lo que filosofaron los griegos, el sufrimiento, la locura, la confusión. Nos preguntamos por nosotros mismos, lo personal, y las respuestas son múltiples porque no hay respuesta personal a nivel biológico. A nivel biológico el cerebro sólo sirve para mantenerse vivo y perpetuar genes.