El cerebro

Para las especies vegetales la existencia es simplemente poblaciones y genes que se mantienen o no en el tiempo: un árbol crece a partir de la semilla, produce a su vez nuevas semillas, es atacado por insectos, resiste sequías, viento… y los genes se mantienen o se reducen en la población.

Para los animales es lo mismo, pero aparece algo nuevo: el cerebro. El cerebro no es más que un dispositivo de supervivencia como el corazón o el hígado, es decir, un órgano que funciona con el conjunto de los demás órganos para mantener la fisiología del organismo, y como tal, los animales lo usan para sobrevivir, lo que biológicamente hablando significa promocionar sus genes en la población. Pero en el caso del ser humano surge un problema: un cerebro tan complejo es propenso a errores, a  cortocircuitos, a problemas. Así surgen los múltiples problemas de la existencia: la moral, el deber, todo aquello de lo que filosofaron los griegos, el sufrimiento, la locura, la confusión. Nos preguntamos por nosotros mismos, lo personal, y las respuestas son múltiples porque no hay respuesta personal a nivel biológico. A nivel biológico el cerebro sólo sirve para mantenerse vivo y perpetuar genes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s