Cómo se pasa la vida…

En literatura, en filosofía, en humanidades eso tiene un nombre: cuando el que habla de un tema es consciente de estar participando de aquello de lo que habla, de estar viviendo eso mismo que comenta. Los tertulianos eran conscientes de estar viviendo el final de una época, del franquismo. Y no hay más que ver el formato televisivo, esas formas y maneras que los que aún las conocimos ahora damos por totalmente desaparecidas, erradicadas de la televisión. Como el fumar, por cierto.
Añadiendo nuestro propio apunte a los de los tertulianos, se diría que esa sensación de crepúsculo es permanente en lo que en historia se conoce como época moderna y contemporánea. Los cambios tecnológicos y sociales hacen que cada hombre muera en un mundo que no tiene nada que ver con el que conoció de niño. La sensación de “tiempo pasado”, el tiempo perdido de Proust, de un mundo desaparecido para siempre, de la que habla Jorge Manrique.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s