La lectura

Dice el dicho que no es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia. Por tanto es más limpio el que menos necesita limpiar.

Podríamos decir que no es más listo el que más lee, sino el que menos necesita leer. O que no es más sabio el que más lee, sino el que menos lo necesita. Obviamente para la sabiduría no es verdad, pero para lo de ser listo sí hay algo de eso, porque la lectura como herramienta para resolver problemas de la vida, desde problemas existenciales hasta problemas prácticos cotidianos, implica una carencia, una falta de capacidad natural o aprendida de forma oral, para arreglárselas en el mundo.

También podríamos decir que no es más feliz el que más lee, sino el que menos lo necesita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s