La física cuántica

El desconcierto que podemos sentir ante los fenómenos de la física cuántica, o ante la física cuántica en sí misma, es similar al que siente un gato que intenta atacar su propia imagen en un espejo. El gato no se da cuenta, no entiende que lo que ve no es un gato de carne y hueso, sino una imagen, y que ese aparente gato no está enfrente de él, sino en la superficie del espejo.

Nosotros no entendemos que al estudiar el átomo lo que estudiamos no son cosas sólidas, sino lo que nuestros sentidos perciben como lo sólido, y eso es lo que esperamos encontrar al enfocar en el átomo y en el núcleo. Al no encontrar la solidez en los protones y neutrones ni en los quarks, nos sentimos desconcertados. O cuando vemos que un electrón puede ser una onda siendo una partícula, es decir, siendo ¡sólido!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s