Noche de Reyes

La evolución no arrasa sólo el mito del paraíso terrenal, arrasa la idea misma de Dios. El efecto de descubrir que hemos evolucionado de primates debería ser el mismo que el de enterarse de que los regalos los compran los padres. Descubrir el engaño, dar la vuelta completa a la visión del mundo, más tremendo incluso que el giro copernicano.

Aquellos que intentan conciliar la evolución con Dios hacen como un niño que intentase conciliar los padres con los Reyes Magos. Como decir, por ejemplo, que los regalos los compran y los dejan los padres, pero que los Reyes reciben las cartas y asesoran a los padres.

Cualquiera puede ver que lo que para los niños es la imagen ridícula de tres sujetos con barbas postizas en todos los pueblos y ciudades, -pues a los niños con eso les basta-, para los adultos son las imágenes serias de seres religiosos, no menos inexistentes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s