Tiempos modernos

Echo de menos cuando podías ir en el metro y ver sólo españoles, cuando no había todas estas razas absurdas con sus absurdos acentos y su absurda mentalidad. Cuando podías despreciar y odiar a tus compatriotas con un desprecio honesto y sincero, sin complicaciones, sin complejidades. Sí, odiar a la humanidad era antes más sencillo, cuando la humanidad era parecida a ti, y el resto del mundo prácticamente no existía. Cuando sólo sabías de los sudacas por la televisión: que vivían en medio de la miseria, la violencia y la corrupción, y que mejor sería que todo aquel continente se quedara para los jaguares, las anacondas, los tucanes, la selva virgen y la naturaleza intacta.

Ahora que nos estábamos desochenteizando, nos ha venido esto otro, que si bien nunca podrá ser peor que los ochenta, es una molesta inconveniencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s