El calvinismo

Hasta ahora habíamos dado por hecho que en la secuencia histórica religiosa, el calvinismo era mejor que el luteranismo, y ambos mejor que el anglicanismo y que el catolicismo. Como si la sucesión temporal o progreso religioso implicara la mejora, el perfeccionamiento de la religión cristiana, de forma que el calvinismo, considerado como una Reforma de la Reforma, fuera la última versión y por tanto la mejor del cristianismo. Pero leyendo de pronto esto me asalta la duda:

http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/contextos/3257.htm

en general los pueblos nórdicos se caracterizan por ser sociedades muy igualitarias en tiempos remotos. En ellas, el luteranismo ha supuesto secularización y, al mismo tiempo, una especie de caridad pública mientras que el calvinismo implicó, en las sociedades en que predominó, fundamentalismo y ausencia de esa protección social.

La idea de que el calvinismo no mejore al luteranismo se puede defender comparando Suiza con Suecia. Aunque Suiza tiene buena parte de población católica, sin duda el calvinismo determina su carácter como nación. Y el basar su riqueza en la acumulación de dinero proveniente de fuentes oscuras, no dice mucho de ellos. Por el contrario Suecia y los demás países nórdicos luteranos mantienen la prosperidad y el nivel de vida digamos que de forma limpia. Estados Unidos, cuya base protestante calvinista es innegable, como ya hemos dicho en otra ocasión se hace odioso por méritos propios (tanto como admirable, ciertamente).

El protestantismo es reconocido como sinónimo de trabajo y trabajo bien hecho, de seriedad y de responsabilidad personal, y esto vale para luteranismo y calvinismo, pero al mirar más de cerca se ve que son dos formas distintas de aplicar esos conceptos y dos formas distintas de sociedad, y siendo ambas igual de prósperas, el luteranismo se hace preferible, mientras que el calvinismo parece más fundamentalismo que progreso religioso y humano. Incluso se diría que el calvinismo es un “embrutecimiento” a fuerza de trabajo y de las ganancias que conlleva, es decir, el morir de éxito que decíamos de los americanos. Los países árabes enriquecidos por el petróleo no son modelos a seguir por más que sean ricos, intelectualmente siguen siendo tan atrasados como hace mil años, ya que la riqueza en sí misma no implica ser mejores en lo humano. Pues bien, en cierto modo, y salvando las distancias, Estados Unidos es como Arabia Saudí, aunque unos se hayan enriquecido exclusivamente por el petróleo y los otros por el trabajo (y por cierto también por el petróleo). Los países árabes han encontrado un filón en el petróleo y los americanos en el fundamentalismo calvinista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s