Aristóteles, Copérnico, Giordano Bruno

Si se para uno a pensarlo, es increíble que se mantuviera el sistema ptolemaico tanto tiempo, o mejor dicho, el sistema aristotélico, porque el geocentrismo se basaba en los argumentos de Aristóteles sobre el movimiento. Y digo que es increíble porque si bien para el movimiento diario del Sol y de las estrellas puede apelarse tanto al movimiento real de estos cuerpos como al movimiento de la Tierra, en cambio para explicar el desplazamiento de las constelaciones en el cielo a lo largo del año no hay explicación posible suponiendo que las estrellas estuvieran en una esfera móvil; no veo la forma de que un movimiento de la esfera diera lugar al desplazamiento de las constelaciones manteniendo el movimiento diario.

(En menor medida, tenemos el problema del desplazamiento vertical del Sol a lo largo del año, si bien esto se podría explicar diciendo que su esfera, además de moverse en círculos diariamente, se mueve a lo largo de año en vertical).

Lo lógico hubiera sido admitir el heliocentrismo desde los comienzos de la civilización, con una esfera de estrellas fijas en la parte más externa del universo, es decir, el modelo de Copérnico.

Frente a eso, Giordano Bruno dio el paso de declarar que es la Tierra la que se mueve pero que además no hay tal esfera de estrellas fijas, sino que éstas se extienden en profundidad por todo el universo. Y supo ver que las estrellas eran otros soles, y que alrededor de ellos habría otras Tierras girando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s