¡Oh, claridad de los godos!

Leyendo La Guerra de Granada y escuchando esta pieza magistral, es como si estuviéramos allí. La letra es impagable, mezcla los personajes cómicos lopescos con la solemnidad de la época y del momento.

Ejemplos de lo cómico:

¡Juro a mí que me chufeas!

¡Ora pese a diez contigo

¡Ahotas que me arrepiento
porque a ti nada te digo! (Supongo que esto se puede traducir como “Si lo se no te digo nada”)

Ejemplos de lo solemne:

— Yo te diré cómo fue:
que nuestra reina y el rey,
luzeros de nuestra ley,
partieron de Santafé

¡Qué consuelo y qué conorte
ver por torres y garitas
alçar las cruzes benditas!
¡O qué plazer y deporte!
Y entraba toda la corte
a milagro ataviada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s