La estética y los cristianismos

La estética dice mucho de los distintos cristianismos. De hecho, lo dice todo. En el catolicismo la estética lo es prácticamente todo. Se busca una estética agradable pero contundente, exaltada, abrumadora, anonadante, que exhale espiritualidad. En el protestantismo, en cambio, se refleja la austeridad luterana y calvinista. La estética protestante no está en los templos, sino fuera de los templos: está en las calles bien cuidadas, en las instituciones, en la responsabilidad personal que el protestantismo tiende a dar, en grado muy superior al catolicismo. Puede uno imaginar la Roma renacentista y barroca, tan llena de conventos como de prostitutas, de frailes como de pícaros, de devotos como de mendigos; tan llena de obras de arte como de corruptos, de cuadros como de serviles. Y eso vale para muchas ciudades españolas, tan católicas.

En la ortodoxia su arte simboliza la rigidez y la simpleza de esa forma de cristianismo. Si suponemos que la moral cristiana es realmente buena, es decir, que el cristianismo es esencialmente bueno, yo creo que la dosis de cristianismo que le llega a los fieles ortodoxos es mínima. A los católicos le llega algo más, y más a los protestantes (más a los calvinistas que a los luteranos).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s