Cultivarse

Parafraseando a Paco Martínez Soria, digo que “la ciudad-pueblo no es para mí”.

Veo a Júpiter junto a la Luna y pienso que los antiguos creían que ese punto brillante en el cielo era un dios, y los cristianos creen que una oblea de pan es un dios.

La estabilidad mental, emocional, que la mayoría consiguen por naturaleza (por ejemplo los campechanos manchegos), yo la tengo que conseguir por “arte”, que diría Gracián; la tengo que conseguir mediante cultura, como es leer por ejemplo a Gracián.

Si tienes que trabajar no te queda mucho tiempo para cultivarte, y al revés, si tienes que cultivarte no te queda mucho tiempo para trabajar.

En los campamentos romanos podemos ver la diferencia entre la civilización y la barbarie. Los pueblos bárbaros sometidos por los romanos no tenían algo parecido al campamento romano: bien delimitado, bien organizado, disciplinado, bien regulado.

Un mundo separa a un salvaje de un árbol: la consciencia. Pero otro mundo separa al civilizado del salvaje, tanto como a éste del árbol: el conocimiento. Aunque en realidad, muchos que viven en la civilización siguen siendo, a efectos de conocimiento, prácticamente como salvajes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s