Calderón, Descartes (espejos cartesianos)

Pues la muerte te daré,
porque no sepas que sé
que sabes flaquezas mías.

Calderón de la Barca, La vida es sueño.

El pez A está junto al pez B, ambos se están viendo. A sabe que él, A, existe, y sabe que B existe, pero ¿sabe A que B sabe que él, A, existe?. Y ¿sabe A que B sabe que él, B, existe?.

Un perro A sabe que otro perro B sabe que él, A, sabe que B sabe que él, A, existe.

Un chimpancé A sabe que otro chimpancé B sabe que él, A, sabe que B sabe que él, A, sabe que existe.

Un chimpancé sabe que existe, pero no sabe que sabe que existe, no es capaz de decirse a sí  mismo: “sé que sé que existo”.

Un ser humano A sabe que otro ser humano B sabe que él, A, sabe que B sabe que él, A, sabe que sabe que existe.

Diálogo:

A: Yo sé que existo

A (a B): Yo sé que tú sabes que yo sé que existo.

A (a B): Yo sé que tú sabes que yo sé que tú sabes que yo sé que existo.

A (a B): Yo sé que tú sabes que yo sé que tú sabes que yo sé que tú sabes que yo sé que existo.

B (a A): Yo sé que existes.

B (a A): Yo sé que tú sabes que yo sé que existes.

B (a A): Yo sé que tú sabes que yo sé que tú sabes que yo sé que existes.

B (a A): Yo sé que tú sabes que yo sé que tu sabes que yo sé que tú sabes que yo sé que existes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s