De lo humano

No importa que en las dos guerras mundiales muriesen muchos hombres, lo importante es que en el siglo XX la población vivía mejor que en la Edad Media, y en la Edad Media mejor que en la Antigüedad. De hecho nos espantaríamos si conociésemos los porcentajes de muertes debidos a las guerras durante la Edad Media y la Edad Moderna, y la miseria que había, las penurias. Lo que pasa es que las guerras mundiales las tenemos más cerca, y sobre todo hay documentación filmada, que es más impactante que cualquier cuadro, tapiz o grabado de batallas medievales. Con las filmaciones se pierde la grandeza de la guerra y se ve sólo la miseria. En un tapiz la sangre queda artística, mientras que en la filmación aparece como es, horrible. Homero, muy poéticamente, la llama en la Ilíada la negra sangre.

Después de la segunda guerra mundial los japoneses se especializaron en fabricar productos electrónicos, ordenadores y motocicletas de gran cilindrada, y desde hace aproximadamente década y media los chinos se han especializado en productos de bazar. No se puede culpar a los japoneses por hacer su trabajo ni a los chinos por el suyo. Los chinos se han taiwanizado: antes muchos productos como ventiladores o radios baratas eran Made in Taiwan, ahora son Made in China. China se está japonesizando. Personalmente no veo más necesidad de aprender chino ahora que la que había de aprender japonés antes.

La Guerra de Independencia es el signo de que el absolutismo no podía continuar. Los problemas familiares de la corona española daban al traste con el país, porque un sistema tan rígido no podía articular la gestión de un estado en el nuevo y moderno siglo XIX (aunque el siglo XIX pertenece a la llamada Edad Contemporánea y no a la Edad Moderna, nos referimos con moderno a las innovaciones tecnológicas y científicas que se dan en este siglo: ferrocarril, química, microbiología, telégrafo, electromagnetismo, astronomía, teoría de la evolución, prensa escrita etc). El país no podía depender de los enfrentamientos entre padre e hijo, el favorito, el confesor… No había vida política, no había parlamento, no había debate, el pueblo se dejaba gobernar, se dejaba dirigir, dejaba que el rey le dictara las leyes, confiaba en el rey sin participar absolutamente nada en la política nacional. Evidentemente, ese sistema no podía continuar, no solo porque fuera injusto sino porque era ineficaz, como se vio en toda la gestión previa a la guerra, que desembocó en la misma.

La complejidad creciente: desde el big-bang, la formación de los primeros átomos de H, las primeras moléculas orgánicas, las células … hasta los abogados laboralistas, las recetas de cocina … todo lo humano.

El placer del pensamiento ordenado. Es el conocimiento, pero es más que eso, es el pensamiento ordenado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s