Apuntes darwinianos

La teoría de la evolución darwiniana admite todos los tempi, todos los tiempos de la transformación de una especie en otra: así, una especie puede estar cambiando continuamente para adaptarse a un ambiente variable, un ambiente que cambia lentamente y por tanto no es estable. Aunque el cambio ambiental sea lento, tiene un efecto sobre la especies. Una especie en concreto que viva en ese ambiente deberá transformarse, evolucionar al ritmo del ambiente para mantenerse adaptada a él. Suponemos que continuamente nacen individuos con modificaciones de los rasgos de la especie, es decir, individuos ligeramente distintos a los padres. La selección natural desechará aquellos rasgos nuevos que no sean adaptativos, y mantendrá aquellas modificaciones que supongan una mejor adaptación, respecto de las versiones anteriores, a ese ambiente que es ligeramente distinto. También desechará aquellos rasgos que no sean nuevos, pero que ya no resultan adaptativos, puesto que el ambiente se ha modificado. Se seleccionan rasgos a través de los individuos de la especie. Por tanto los rasgos de la especie se van modificando lenta pero continuamente, sin que podamos decir cuál es la especie tipo, salvo para periodos muy cortos de tiempo, o dónde y cuándo termina una especie y empieza otra distinta.

El caso opuesto es que el ambiente sea estable para periodos muy prolongados de tiempo, del orden de decenas de millones de años. En ese caso se habrá producido una selección natural inicial de los rasgos adaptativos, la especie estará lo mejor adaptada posible al medio, y no serán posibles modificaciones que mejoren esa adaptación. Entonces, cualquier modificación es descartada por la selección natural. Dado que nacen más individuos de los que pueden sobrevivir en el medio, y que como hemos dicho hay continua variabilidad de los rasgos (hay rasgos ligeramente modificados en ciertos individuos, junto con los rasgos conservados), entonces la selección natural desechará los rasgos nuevos, y mantendrá los conservados. Los individuos con modificaciones serán eliminados. Pero, si desechando los individuos con modificaciones (y por tanto peor adaptados), todavía sobran individuos respecto a la capacidad de sustentación del medio, entonces es cuestión de azar que dentro de los individuos no modificados (y por tanto bien adaptados, y todos igual de bien), unos sobrevivan y otros no. Es decir, no se cumple la supervivencia de los más adaptados, sino la supervivencia de individuos adaptados seleccionados al azar. Lo importante es que los rasgos adaptativos se mantienen, es decir, se seleccionan y por tanto mantienen los rasgos eficaces para sobrevivir en ese ambiente. La especie tipo es reconocible a través del registro fósil, en periodos largos de tiempo. Si el ambiente se modifica, esa especie puede dar lugar a una nueva o nuevas especies, por medio de la selección natural, o puede extinguirse.

El problema de la especiación es que en las especies diploides se requiere uniformidad en el número de cromosomas, y no solo en el número, también en la forma de los cromosomas. Cada especie tiene un número y tipo determinado de cromosomas. Si se transforma en otra distinta, con distinto número de cromosomas, surge la pregunta de cómo pudieron convivir ambos juegos de cromosomas durante la fase de transición, ya que, en principio, dos juegos distintos de cromosomas hacen imposible la meiosis y por tanto la reproducción sexual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s