Fiabilidad y falibilidad de los sentidos

La capsaicina de los pimientos picantes se une a los receptores de calor de la lengua, activándolos, lo que provoca la sensación de ardor en la boca, pero en realidad la lengua no está siendo dañada por un líquido demasiado caliente. He aquí un ejemplo de cómo la realidad es interpretada por los sensores del cuerpo. La persona siente que se le quema la lengua, pero en realidad no corre peligro, ¿qué otras cosas se sufren bajo el mismo principio de unos sentidos engañados?. En el interior del cerebro por ejemplo, como ocurre con la drogas: la ausencia de la droga se experimenta como un dolor o sufrimiento, como el hambre o la sed, pero al contrario que la comida y el agua, el organismo no necesita realmente la droga. Otro ejemplo claro son las ilusiones ópticas de “colores fantasmas” de Beau Lotto. O la ilusión de que un sonido estéreo a ambos lados parezca provenir de frente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s