En ocasiones veo lagartos

El cerebro reptiliano (tronco encefálico más sistema límbico) es en realidad el que controla nuestra conducta. El tronco encefálico, junto con el bulbo raquídeo y el cerebelo, se encarga de las funciones fisiológicas inconscientes, como la respiración, el control de la temperatura interna, la concentración de agua en el cuerpo, el equilibrio, la digestión. El sistema límbico se encarga de funciones conscientes, como el hambre y la saciedad, el instinto sexual, el sueño (el deseo de dormir), la agresión y el miedo. La actividad de la neocorteza está conectada con el interior del cerebro, donde se encuentra el sistema límbico, y por tanto todos nuestros pensamientos están al final supeditados a la aprobación del límbico. Es decir, nos comportamos como se comportan los reptiles. Hablo de comportamiento, no de capacidad de construir edificios o resolver ecuaciones.

Podríamos decir que somos como los invasores de la serie V: humanos por fuera, reptiles por dentro (del cerebro).

Anuncios

Un pensamiento en “En ocasiones veo lagartos

  1. Pingback: En el día de año nuevo … más de lo mismo | La quintaesencia del carbono

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s